“LA ASISTENCIA LETRADA AL DETENIDO”

LA LEY ORGÁNICA 13/2015, DE 5 DE OCTUBRE, DE MODIFICACIÓN DE LA LEY DE ENJUICIAMIENTO CRIMINAL PARA EL FORTALECIMIENTO DE LAS GARANTÍAS PROCESALES Y LA REGULACIÓN DE LAS MEDIDAS DE INVESTIGACIÓN TECNOLÓGICA. 

El pasado día 6 octubre del presente año se publicó la ley orgánica 13/2015, de 5 de octubre, de modificación de la ley de enjuiciamiento criminal para el fortalecimiento de las garantías procesales y la regulación de las medidas de investigación tecnológica y la Ley 41/2015, de 5 de octubre, de modificación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para la agilización de la justicia penal y el fortalecimiento de las garantías procesales, para cumplir con la transposición en nuestro ordenamiento jurídico de varias Directivas de la Unión Europeo, en tanto en cuanto, al ser parte de dicha organización supranacional, estamos obligados a ello.

En esta exposición, me centraré en la reforma operada por la Ley 13/2015, la cual entrará en vigor a los dos meses desde su publicación, a saber, el día 6 de diciembre, excepto en los artículos 118, 509, 520, 520 ter y 527de la LECrim que entraron en vigor hace apenas un par de días, a saber, el día 1 de noviembre del presente año.

Concretamente voy a centrar mi mirada hacia la reciente reforma operada en los artículos 118 y 520 de la LECrim, puesto que en ellos se engloba lo denominado como: “Asistencia letrada al detenido”. Como reza en el Título V, Capítulo I de la Ley 13/2015: “Del derecho a la defensa y a la asistencia jurídica gratuita”, y según se expone en el Título VI, Capítulo IV de la mencionada Ley: “Del ejercicio del derecho de defensa, de la asistencia de Abogado y del tratamiento de los detenidos y presos”.

En este tipo de materia que, en ocasiones, puede ser escabrosa, a la vez que tediosa en nuestro ordenamiento jurídico, se pueden visualizar a grandes rasgos y tras un estudio minucioso de los preceptos legales al uso, las siguientes novedades a las que haré hacer alusión en esta exposición.

El artículo 118.1 de la Ley 13/2015 reza de la siguiente forma: “Toda persona a quien se atribuya un hecho punible podrá ejercitar el derecho de defensa, interviniendo en las actuaciones, desde que se le comunique su existencia, haya sido objeto de detención o de cualquier otra medida cautelar o se haya acordado su procesamiento, a cuyo efecto se le instruirá, sin demora injustificada, de los siguientes derechos: ….. el detenido y su representante letrado tienen el derecho a ser informados de la causa y de los hechos de la detención, por escrito, de manera inmediata y en una lengua comprensible, a la vez, que se le deberá de informar del plazo máximo de la detención, que como se sabe no puede durar más de lo estrictamente necesario, llegándose a un máximo de 72 horas [artículo 520. 1, segundo párrafo].

El detenido disfruta de un derecho inherente a su condición a la hora de poder designar a un abogado particular, o que le nombre uno de oficio, y poder entrevistarse con dicha persona antes de prestar declaración, incluso por teléfono o videoconferencia en el caso de que el detenido y el representante letrado se encuentren en lugares distantes, salvo que la comunicación resulte imposible [artículo 520.2 c) de la Ley 13/2015].

Según el artículo 118.1 b) de la Ley 13/2015 un derecho más del que goza el detenido y, concretamente, su representante letrado es el de examinar las actuaciones con la debida antelación para salvaguardar el derecho de defensa y en todo caso, con anterioridad a que se le tome declaración, es decir, el abogado puede examinar el atestado de detención antes de la declaración del detenido, y consta de la potestad para examinar y dilucidar, y en su caso, discutir de la legalidad o ilegalidad de la detención practicada a su cliente [artículo 520.2 d)]. .

A la luz del artículo 118.2 se desprende que el detenido y, por tanto, el letrado tienen el derecho de entrevistarse reservadamente y en privado antes de que el primero preste la correspondiente declaración ante la detención que se le ha practicado por la posible comisión de uno o varios delitos tipificados penalmente. Todas las comunicaciones entre el investigado o encausado y su abogado tendrán carácter confidencial [artículo 118.4].

El letrado tiene derecho a participar en todas las diligencias que se practiquen al detenido, a saber: careos, reconocimientos, reconstrucción de hechos, y demás diligencias análogas que sean llevadas a cabo por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y, en definitiva, por todo el entramado judicial al efecto [artículo 520.6]. En torno a esta cuestión, se le debe de informar al detenido de las consecuencias de la prestación o denegación del consentimiento del mismo en la práctica de dichas diligencias.

El letrado tiene derecho a comprobar, una vez producida la declaración de su cliente, la fidelidad con que se ha procedido en esa toma de declaración, y tiene derecho a obtener copia del atestado, en aras de cumplir con los principios de contradicción e igualdad de armas que rigen en nuestro ordenamiento jurídico [artículo 520.6 b y c)].

Además, según el artículo 520.5, cuarto párrafo, el abogado designado acudirá al centro de detención con la máxima premura, siempre dentro del plazo máximo de tres horas desde la recepción del encargo. Si en dicho plazo no compareciera, el Colegio de Abogados designará un nuevo abogado del turno de oficio que deberá comparecer a la mayor brevedad y siempre dentro del plazo indicado, sin perjuicio de la exigencia de la responsabilidad disciplinaria en que haya podido incurrir el incompareciente. Esto va en consonancia con el derecho de defensa del que goza cualquier persona que ha sido detenida por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Y por último, para concluir con esta exposición, según el artículo 520.8, el detenido podrá renunciar a la preceptiva asistencia de abogado si su detención lo fuere por hechos susceptibles de ser tipificados exclusivamente como delitos contra la seguridad del tráfico, siempre que se le haya facilitado información clara y suficiente en un lenguaje sencillo y comprensible sobre el contenido de dicho derecho y las consecuencias de la renuncia. El detenido podrá revocar su renuncia en cualquier momento.

Anuncios

2 thoughts on ““LA ASISTENCIA LETRADA AL DETENIDO”

  1. Hola,
    Entonces, ¿la diferencia principal es la posibilidad de entrevistarse ANTES de la declaración en sede policial?
    Felicidades por el blog, seguid así!

    Me gusta

    1. Hola buenas tardes,

      Según la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por la Ley 13/2015 en su artículo 118.2 se establece que el detenido y el letrado tienen el derecho de entrevistarse reservadamente y en privado antes de que el primero preste la correspondiente declaración ante la detención que se le ha practicado por la posible comisión de uno o varios delitos tipificados penalmente.

      Por tanto, es una novedad y un derecho que ostentan con esta modificación.

      Gracias.

      Un saludo

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s