ESPACIO AÉREO Y ULTRATERRESTRE

Ayer fuí al cine para ver la recién película estrenada MARTE, en la cual se graba una escena donde el protagonista dice: “Marte no está sometido a ninguna soberanía, y se rige como en el Mar Territorial, puedo hacer cuanto me plazca, soy un pirata espacial.”

Si ya la habéis visto, o tenéis intención de verla, aquí os dejo una breve explicación del Espacio Aéreo y Ultraterrestre, un tema bastante interesante.

En primer lugar, deberíamos aclarar de que se trata el espacio aéreo, o más bien, donde termina. Esta cuestión es importante porque es el limite fronterizo para la soberanía nacional.

Será en París cuando se firme la primera convención sobre derecho del aire o derecho aéreo el 13 de noviembre de 1919 y en donde se define por vez primera qué debe entenderse por el espacio aéreo que se eleva supradyacente sobre el territorio de los estados. Estos criterios se mantienen en la Convención de Chicago de 7 de diciembre de 1944. En su artículo 1 se dirá que los estados contratantes reconocen que cada uno de los estados tiene soberanía completa y exclusiva sobre el espacio aéreo situado arriba de su territorio y, en su artículo 2 de ambos convenios se establece que a los fines de la presente convención se entiende por territorio de un estado a las regiones terrestres, a las aguas territoriales adyacentes sometidas a su jurisdicción.

El límite inferior será la tierra, las aguas interiores y el mar territorial y el límite superior estaría determinada por el punto en el que comienza el espacio ultraterrestre que no está determinado.

En España, la legislación española de navegación aérea ya se define por una Ley de 21 de julio de 1960.

“Donde acaba el espacio aéreo comienza el espacio ultraterrestre.”

El problema que se plantea es que no existe una definición porque los estados no han querido tenerla sobre donde termina el espacio aéreo que es soberanía del estado y donde comienza el espacio ultraterrestre. Como el problema del derecho del mar respecto al mar territorial donde durante muchísimos años no se definió claramente el mar territorial, (veremos en el próximo post).

Hay una zona que no ha quedado definida y que algunos autores entienden que el espacio aéreo y termina el espacio ultraterrestre, donde:

  1. Se acaba la gravedad como primer argumento

  2. Donde ya no hay más atmósfera

  3. Llegar a definir tantos kilómetros, como 100 kilómetros haya o no gravedad o atmósfera, acabándose el espacio aéreo y empezando el ultraterrestre.

En definitiva, se dice que es el espacio más allá de la atmósfera y se ha discutido sobre si el espacio ultraterrestre, es decir las órbitas alrededor de la tierra, la luna y otros cuerpos celestes son una res nullius o una res communis omnium, y la doctrina ha indicado que no se trata de una res nullius y por tanto susceptible de apreciación sino que es una res communis omnium, una cosa común de todos y no susceptible de apropiación por ningún estado. Esto ha hecho que a lo largo de todos estos años, sobre todo a partir de la década de los años 50 nos encontremos con que el ámbito espacial ultraterrestre se ha considerado como una zona de paz y cooperación internacional regida por el derecho internacional en beneficio de la humanidad. Esto se reflejó claramente en una resolución de Asamblea General de Naciones Unidas 1721 (XVI). Por tanto, la exploración del espacio ultraterrestre debería estar regida y sometida al derecho internacional.

La cuestión es preguntarse cuando comienza a interesar el espacio ultraterrestre. Será en 1955 cuando se lanzan los primeros satélites tanto por los Estados Unidos como por la antigua URSS y será en 1957 cuando los rusos el 4 de octubre lancen el primer Sputnik y luego ese mismo año el 5 de noviembre, un mes más tarde lanza un segundo Sputnik con la perra Laika. Aquí comienza la carrera del espacio entre los Estados Unidos y la URSS. En 1958 USA lanza su primer satélite al espacio el 1 de enero y a partir de ese momento la URSS y los Estados Unidos, en una extraña relación de colaboración y enfrentamiento tratan de ir ganando lugares en el ámbito especial. La URSS propone prohibir el uso militar del espacio en Naciones Unidas, Estados Unidos propone una cooperación internacional y será entonces cuando se crea el COPUOS que es la Comisión para el Uso Pacífico del Espacio Ultraterrestre.

A partir de ese momento comienza una nueva etapa que podríamos llamar de consolidación de este derecho y que va a dar lugar a cinco importantes convenios relacionados con el espacio. Esos convenios van a recoger en diferentes aspectos las normas que regulan la utilización y la exploración del espacio. El primero es el tratado que regula los principios que deben regir la exploración y utilización espacio ultraterrestre incluido la luna y otros cuerpos terrestres. Así se denomina el tratado, o también Tratado del Espacio o Tratado de los Principios. Luego vendrá en 1968 la Convención sobre Salvamento y devolución de astronautas y restitución de objetos lanzados al espacio. Luego hay un tercer acuerdo en la década de los 70 que es el convenio de responsabilidad en materia de actividades espaciales y registros. El año siguiente se firma el convenio de registro de objetos lanzados al espacio. Un objeto espacial, de acuerdo con este último convenio como matrícula: se registra, se pasa el número de registro al Secretario General de Naciones Unidas y se anota en el Registro Nacional de objetos espaciales. Lleva un número gravado y se sabe de quién es ese trozo de metal.

Estos cuatro han sido firmados y ratificados por la mayoría de los estados del mundo. En cambio hay un último acuerdo, el acuerdo de la luna donde se dice que la Luna y sus recursos naturales serán patrimonio común de la humanidad y ese artículo, el 11 de este convenio es el que genera que para empezar los Estados Unidos y la URSS ni lo firman ni lo ratifican y ha sido firmado y ratificado por muy pocos estados del mundo.

En modo de conclusión, decir que, Marte se encuentra en esta zona Ultraterrestre, en la cual todos los países deberán cooperar para su investigación. Y añadir, que la película es genial, (guiño).

Oscar J. Labella

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s