¿HAS PENSADO ALGUNA VEZ EN ADOPTAR A UN MENOR EXTRANJERO?

En un mundo desigual como en el que se vive hoy día es evidente que no todos tenemos las mismas circunstancias económicas y demográficas, así como tampoco, no todos tenemos las mismas posibilidades de realizarnos a plenitud, pues no todos nacemos en un ámbito propicio para ello. Además, en diversos países, entre los que se encuentra España, se ha reducido la natalidad.

image

Todo esto ha provocado que la adopción de menores extranjeros haya aumentado notablemente. Y en base a esta cuestión, es necesario amoldar nuestro ordenamiento jurídico español a las necesidades y demandas sociales de las que se han hecho eco numerosas instituciones tanto públicas como privadas que se encargan en materia de adopción internacional, las cuales han trasladado al Gobierno dicha necesidad.

Siempre hay que tener una premisa básica en esta materia: la Ley debe ser siempre interpretada con arreglo al principio del interés superior de los menores, que prevalecerá sobre cualquier otro interés legítimo que pudiera concurrir en los procesos de adopción internacional. Por eso, la Ley reguladora de esta institución que es la Ley 54/2007, de 28 de diciembre, de Adopción internacional, tiene como objetivo proteger los derechos de los menores que van a ser adoptados, considerando también los de las personas que se ofrecen para la adopción y demás personas implicadas en el proceso de adopción internacional.

Esta cuestión es compleja, sin embargo, en esta ocasión sólo voy a exponer a la luz de la legislación aplicable, los requisitos que se precisan para ser adoptante de un menor extranjero.

1- Es necesaria una declaración de idoneidad que implica una valoración de la situación personal y familiar de los adoptantes, de la capacidad para entablar un vínculo estable y seguro, y sus habilidades para mejorar el entorno del menor adoptado.

2- Los adoptantes obligatoriamente deben asistir a las sesiones informativas y de preparación organizadas por la Entidad Pública o por el organismo acreditado con carácter previo y obligatorio a la solicitud de la declaración de idoneidad.

3- Los adoptantes deberán facilitar, en el tiempo previsto, la información, documentación y entrevistas que la Entidad Pública, organismo acreditado o entidad autorizada precisen para la elaboración de los informes de seguimiento postadoptivo exigidos por la Entidad Pública o por la autoridad competente del país de origen.

4- Los adoptantes deberán cumplir en el tiempo previsto los trámites postadoptivos establecidos por la legislación del país de origen del menor adoptado, recibiendo para ello la ayuda y asesoramiento preciso por parte de las Entidades Públicas y los organismos acreditados.

5- Las personas adoptantes tienen que dar a conocer a las personas adoptadas, mayores de edad o menores de edad a través de sus representantes legales, los datos que sobre sus orígenes obren en poder de las Entidades Públicas, pues tienen derecho para conocerlos, sin perjuicio de las limitaciones que pudieran derivarse de la legislación de los países de procedencia de los menores.

Es cierto que esta situación es más compleja de lo que parece y de lo que he expuesto en este artículo, puesto que dependiendo del país donde se pretenda adoptar tendrá unas características u otras, pero en síntesis, los requisitos post y preadoptivos enunciados legalmente en la legislación española son los mencionados.

Pedro José Delgado Lanzas, Vicepresidente de Bajo la Toga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s