“EL TESTAMENTO Y SUS TIPOS SEGÚN NUESTRO CÓDIGO CIVIL”

La cuestión relativa a la herencia no es baladí o insignificante porque, en muchas ocasiones, incluso en las mejores familias, los familiares como se suele decir “se tiran de los pelos” literalmente los unos a los otros para ostentar o conseguir aquella parte de la herencia de sus progenitores que más les beneficie. Pero no siempre son beneficios lo que se puede esperar de la herencia.

Es cierto que, dependiendo de la familia de donde provengas, los beneficios pueden ser considerables, pero no es menos cierto que pueden existir deudas u obligaciones que desconozcas, por lo que hay que ser cautelosos en este tipo de situaciones. Bien queda mencionada esta cuestión en los artículos 659 y 661 del Código Civil. En el primer precepto se menciona que: “La herencia comprende todos los bienes, derechos y obligaciones de una persona que no se extingan por su muerte”; y en el segundo precepto remarcado se redunda en esta realidad diciendo: “Los herederos suceden al difunto por el hecho solo de su muerte en todos sus derechos y obligaciones”.

Lo cierto es que, según el artículo 657 del Código Civil, el derecho a suceder nace con el simple hecho del fallecimiento del progenitor que ha otorgado o no testamento, pues puede producirse, según el artículo 658 del mismo cuerpo legal, estas posibilidades: 1- Sucesión testamentaria: cuando se ha realizado un testamento; 2- Sucesión legítima: cuando no se ha realizado testamento, de tal forma que la sucesión viene marcada por ley; 3- Sucesión a caballo entre lo que ha manifestado con su voluntad el testador y lo que viene marcado por ley, es decir, lo que denomino como una sucesión de doble filo.

image

Cuando una persona dispone el transcurso o discurrir de sus bienes o parte de ellos, tras su muerte, se dice que está realizando un testamento. Para eso tiene que estar legalmente legitimada, esto es, que no se le esté prohibido expresamente por ley la capacidad de testar. ¿Pero qué tipos de testamentos existen en nuestra sociedad actual?

Según el artículo 676 del Código Civil los testamentos pueden ser encuadrados en dos grupos: comunes o especiales. Dentro de los testamentos comunes tendríamos a los testamentos ológrafos, cerrados y abiertos; mientras que en los testamentos especiales encontramos los testamentos marítimos, militares y el realizado en país extranjero. Analicemos legalmente alguna de las particularidades de cada uno de ellos.

En primer lugar, me centraré en los testamentos comunes (artículo 678 y ss del Código Civil). El testamento ológrafo tiene la particularidad de que es un testamento otorgado sólo por mayores de edad. Además para que sea válido es preciso que el testador lo escriba, como se suele decir, de su “puño y letra”, lo firme y exprese el día, mes y año en que lo realiza. Otra característica curiosa de este testamento es que es precisa una protocolización del mismo ante Notario, incluso con un periodo de tiempo tasado para ello, que es de cinco años siguientes al fallecimiento del testador. Y por último, como apreciación que me parece pertinente aseverar, es que si la persona que tenga en su poder este tipo de testamento no lo presenta ante Notario en los diez días siguientes a aquel en que tenga conocimiento del fallecimiento del testador, será responsable de los daños y perjuicios que haya causado. Es decir, tiene una obligación de hacer, cuyo incumplimiento genera una serie de responsabilidades.

Otro testamento común es el testamento abierto. Este testamento tiene tal naturaleza cuando el testador manifiesta su última voluntad en presencia de las personas que deben autorizar el acto, quedando enteradas de lo que en él se dispone. Es decir, debe otorgarlo ante Notario hábil para actuar en el lugar del otorgamiento, y lo puede realizar de forma verbal o escrita ante este. La regla general es que en el acto de otorgamiento concurran dos testigos idóneos, pero sí existe peligro inminente de muerte del testador se puede otorgar ante cinco testigos idóneos, sin necesidad de Notario. Y si hay epidemia, se puede otorgar ante tres testigos mayores de dieciséis años, sin necesidad de Notario. Ahora bien, si el testamento es declarado nulo por no observarse las formalidades legales pertinentes, el Notario que lo haya autorizado será responsable de los daños y perjuicios que sobrevengan, si la falta procediere de su malicia, o de negligencia o ignorancia inexcusables.

El tercer testamento común es el testamento cerrado. Este testamento necesariamente ha de ser escrito, y se otorga como tal, cuando el testador, sin revelar su última voluntad, declara que ésta se halla contenida en el pliego que presenta a las personas que han de autorizar el acto. No pueden hacer testamento cerrado los ciegos y los que no sepan o no puedan leer. La persona que tenga en su poder un testamento cerrado deberá presentarlo ante Notario competente en los diez días siguientes a aquel en que tenga conocimiento del fallecimiento del testador. Si no cumple con esta obligación será responsable de los daños y perjuicios que ocasione, y además si lo hace con dolo, pierde todo su derecho a la herencia.

Los testamentos especiales vienen recogidos legalmente en el artículo 716 y ss del Código Civil. Un testamento especial es el testamento militar. Este testamento se otorga, generalmente, en tiempos de guerra. La particularidad de este testamento es que caduca a los cuatro meses después que el testador haya dejado de estar en campaña.

Otro testamento especial es el testamento marítimo. Es aquel testamento que se otorga durante un viaje marítimo. Y que, al igual que el anterior, caduca pasados cuatro meses, contados desde que el testador desembarque en un punto donde pueda testar en la forma ordinaria.

Y por último, un tercer testamento especial es el hecho o realizado en país extranjero. Los españoles podrán testar fuera del territorio nacional sujetándose a las formas establecidas por las leyes del país en que se hallen. Y también podrán los españoles que se encuentren en país extranjero otorgar su testamento, abierto o cerrado, ante el funcionario diplomático o consular de España que ejerza funciones notariales en el lugar del otorgamiento.

Como vemos, siempre se habla de testamento en singular, con desconocimiento o no de que existen múltiples tipos de testamentos, pero lo cierto es que existen todos estos tipos en nuestra sociedad española, dependiendo de la manifestación de la voluntad del testador y, por supuesto, de las circunstancias en las que el testador se halle, como se ha podido observar en los testamentos especiales. 

 

Pedro José Delgado Lanzas, Vicepresidente de Bajo la Toga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s