¿ESTÁS EN UN LISTADO DE MOROSOS, Y NO TIENES QUE ESTAR?

Esta cuestión es asidua en nuestra sociedad, pues las empresas telefónicas en su afán de vender productos de telefonía móvil o o de cualquier otra índole, modifican la contratación realizada con el consumidor o usuario, e incluso se entromete ilegítimamente en su derecho al honor al proporcionar sus datos personales a empresas de cobro a morosos a fin de cobrar o satisfacer la supuesta deuda que mantiene con el consumidor.

image

Nuestro Tribunal Supremo se ha pronunciado en esta cuestión que, al menos para el consumidor es agónica y con cierta incertidumbre pues se le está exigiendo una deuda que no ha de abonar bien porque no es el destinatario de los servicios o bien porque se le han modificado las condiciones contractuales sin su consentimiento.

La duda es relativa a si es posible incluir en un fichero de morosos a quien está discutiendo con el acreedor la existencia y cuantía de una deuda. Es decir, ¿se puede incluir en una lista de morosos al consumidor cuando este está discutiendo con la empresa telefónica acerca de la supuesta deuda que mantiene con ella?.

Dicho Tribunal rotundamente dice que NO es posible realizar tal actuación. He aquí lo que menciona este Tribunal que a mi entender es cuanto menos interesante, porque tarde o temprano, nos ha ocurrido tal situación y no está de más saber que resolución toma o que línea es la que sigue la jurisdicción suprema en nuestro país.

A grandes rasgos, se establece que el interrogante antes planteado tendría una respuesta afirmativa si se incluye en los ficheros de morosos a aquellos deudores que no puedan o no quieran, de modo no justificado, pagar sus deudas pero NO a “aquellos que están discutiendo con el acreedor la existencia y cuantía de ésta”.

Además, los datos personales comunicados al fichero deben ser “determinantes para enjuiciar la solvencia económica”, por ello si la deuda está siendo objeto de controversia y está sometida a decisión judicial o arbitral, “su falta de pago no es indicativa de insolvencia por parte del consumidor o usuario”.

Por ello, se condenó a una empresa telefónica y a dos empresas de morosos a indemnizar por daños morales a un consumidor al que se le había vulnerado su derecho al honor (artículo 18.1 CE) pues todas estas empresas se habían entrometido ilegítimamente en tal derecho al incluir al consumidor en un listado o registro de este tipo cuando aun se estaba discutiendo la existencia y cuantía de la deuda.
Pedro José Delgado Lanzas, Vicepresidente de Bajo la Toga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s