EL TIEMPO DEL BOCADILLO ¡NO SE TOCA!

El mundo del Derecho nos deja temas como el que voy a tratar a continuación que cuanto menos son interesantes. Ya desempeñes como profesión la abogacía, la fontanería, estés desempeñando labores del hogar o seas jardinero, todos los días se necesita un receso para descansar y almorzar, conocido como “tiempo del bocadillo”.

image

En relación a esta cuestión, el Tribunal Supremo (TS) en el año que nos acaba de dejar, dictó una sentencia interesante. Hago alusión a la STS de 12 de noviembre de 2015 en la que la Sala de lo Social del TS dijo que el tiempo del bocadillo no disfrutado supone un exceso de la jornada laboral. A la vez que recalcó, que ese tiempo debe ser retribuido, puesto que está dentro del tiempo diario de trabajo máximo estipulado.

Las razones para llegar a esta conclusión se pueden resumir en dos cuestiones básicas:

1- ¿Se tiene derecho a disfrutar del tiempo del bocadillo?
2- ¿Cómo se remunera dicho tiempo? ¿Como retribución ordinaria o extraordinaria?

La primera cuestión ya se ha dejado entrever anteriormente pues se tiene derecho a disfrutar del tiempo del bocadillo en tanto en cuanto el no disfrute del mismo supone un exceso de la jornada laboral máxima establecida. Así lo dispone el artículo 34.4 del Estatuto de los Trabajadores (ET): “Siempre que la duración de la jornada diaria continuada exceda de seis horas, deberá establecerse un periodo de descanso durante la misma de duración no inferior a quince minutos. Este periodo de descanso se considerará tiempo de trabajo efectivo cuando así esté establecido o se establezca por convenio colectivo o contrato de trabajo.” Incluso, si eres trabajador menor de 18 años y tu jornada diaria continuada excede de cuatro horas y media, tu periodo de descanso ha de ser como mínimo de 30 minutos (art. 34.4 ET, segundo párrafo).

En cuanto a la segunda cuestión, el artículo 35 ET nos denomina que se entiende por horas extraordinarias: “aquellas horas de trabajo que se realicen sobre la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo”. Es decir, son horas que sobrepasan o exceden a la jornada diaria habitual de un trabajador. Por lo que, el tiempo del bocadillo, al estar dentro de la jornada habitual ordinaria no ha de considerarse como hora extra. Según el TS, el tiempo del bocadillo debe ser retribuido ordinariamente como tiempo efectivo de trabajo según el salario mensual acordado, y no puede ser retribuido como hora extraordinaria en sentido estricto puesto que no supone un exceso sobre la jornada ordinaria de trabajo.

En definitiva, puedo concluir que el Tribunal Supremo de acuerdo con el Estatuto de los Trabajadores ha venido a decir el tema de esta exposición: EL TIEMPO DEL BOCADILLO ¡NO SE TOCA!.

 

Pedro José Delgado Lanzas, Vicepresidente de Bajo la Toga. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s