INDEMNIZACIÓN: Reparación o “Valor Venal” del vehículo

Las aseguradoras siempre buscan una solución para el pleito que le resulte favorable, y es por ello, que cuando tenemos un accidente de tráfico, donde el responsable es el otro conductor, su aseguradora intenta por todos los media indemnizar con la suma mas baja. El problema surge cuando el vehículo tiene algunos años y se pone en duda si es mas costoso repararlo o indenizar con el valor venal.

La mayor parte de la jurisprudencia considera que es el propietario el que tiene derecho a elegir entre reparación o valor venal y de afección. Eso sí, puede ocurrir que exista una desproporción económica entre ambos conceptos. Es decir, es posible que la reparación sea muchísimo más costosa que el valor venal del vehículo, o viceversa. En estos casos debe producirse una reducción de uno u otro, para evitar enriquecimientos injustos y desequilibrios. No obstante, en ningún caso la medida puede implicar la negación del derecho a indemnización del usuario.

Únicamente en el supuesto de que la voluntad del propietario fuera contraria a la reparación, o ésta deviniera de todo punto imposible (por ser desproporcionada o antieconómica), entraría en juego, en aras de evitar un enriquecimiento injusto del perjudicado, la aplicación del llamado valor venal más los factores de corrección correspondientes (es decir, valor venal incrementado en un porcentaje, denominado “valor de afección”, que varía entre un 20% y un 40%).

Son muchas las resoluciones judiciales que respaldan la posición expuesta en el párrafo anterior. Así, la Sentencia de la Audiencia Provincial de Gerona, Sección Primera, de 2 de noviembre de 2009, establece que el propietario tiene derecho a reparar el vehículo y que el causante del daño, así como su aseguradora, no pueden limitar tal derecho, por lo que debe ser indemnizado por el importe de la reparación, aunque ésta supere en exceso el valor del vehículo. Solamente si se aprecia que con la reparación se ha producido o se producirá una mejora apreciable, será procedente reducir el importe de la indemnización”.

Un ejemplo podría ser;

  • Cuantía aproximada de la reparación con elementos nuevos: 7.500 euros

  • Cuantía aproximada de la reparación con elementos de desguace: 5.250 euros

  • Valor venal del vehículo: 4.150 euros.

Se podría reclamar la cantidad de 5.500 EUROS, si consideramos que se trata de una cantidad proporcional y dentro del 20-40% (valor de afección) mencionado en la reiterada jurisprudencia.

Oscar J. Labella

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s