Contrato de trabajo VERBAL

Los contratos de trabajo se pueden hacer por escrito o verbalmente. Como siempre, los contratos verbales tienen el problema de probarse, pero cuando se preste un servicio a otra persona, bajo sus órdenes, dentro de su organización, y por la que se recibe una retribución, la ley indica que se presumirá que existe un contrato laboral.

Aunque los contratos laborales verbales son válidos, la legislación exige que algunos contratos tengan que ir necesariamente por escrito, como por ejemplo:

  • los contratos en prácticas
  • los contratos para la formación y el aprendizaje
  • los contratos fijos-discontinuos
  • los contratos de relevo
  • los contratos temporales para obra y servicio o con duración de más de 4 semanas.
  • los contratos de trabajo a distancia
  • los contratos para jóvenes por pymes y autónomos
  • los contratos indefinidos de apoyo a los emprendedores
  • los contratos españoles para trabajadores que van a prestar sus servicios en el extranjeros (los llamados expatriados)
  • y en general todos los que una ley indique que tengan que formalizarse por escrito

La conclusión es que al final, la mayoría de los contratos de trabajo se tienen que realizar por escrito.

¿Qué sucede si uno de estos contratos de trabajo no se hace por escrito?

Si el contrato tiene que ser necesariamente por escrito y no se cumple este requisito, entonces se presumirá que es un contrato indefinido y a jornada completa salvo que la empresa pruebe que el contrato es realmente temporal o a jornada parcial.

Aunque un contrato inicialmente puede ser verbal, la empresa o el trabajador pueden pedir el cualquier momento que se plasme por escrito.

Cuando una relación laboral dure más de 4 semanas la empresa tiene que informar obligatoriamente por escrito al trabajador los elementos esenciales del contrato, las principales condiciones del trabajo, si no están indicadas en un contrato por escrito. Por lo que en la práctica, salvo los contratos muy breves, la mayoría de los contratos se llevan a cabo por escrito.

Siempre que se firma un contrato laboral hay que estar atento para no caer en algún fraude, riesgo que se multiplica si el contrato es verbal y no queda claro. En los casos que deseemos reclamar meses impagados, se deberán aportar pruebas que indiquen que has estado trabajado para tal empresa, por ejemplo, testigos o el propio uniforme .

 

Oscar J. Labella

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s