¿QUÉ ES EL AFORAMIENTO?

El aforamiento es una situación jurídica privilegiada que se le concede a determinadas personas en razón del cargo que ocupan o la función que desempeñan, para no ser juzgadas por los tribunales de primera instancia sino por los tribunales superiores.

Consagrado en nuestra Carta Magna, concretamente, en el art. 71,3 de la CE, En las causas contra Diputados y Senadores será competente la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo” y el art. 102,1 atribuye el mismo privilegio al Presidente del Gobierno y sus ministros.

¿Qué leyes recogen el aforamiento?

  1. La Constitución reconoce el aforo del Rey, la Familia Real y los políticos.
  2. La Ley Orgánica del Poder Judicial lo hace con los miembros del ámbito judicial.
  3. Los Estatutos de Autonomía para los cargos regionales.

Como podemos observar, el reconocimiento constitucional no es el único, la Ley Orgánica del Poder Judicial y los Estatutos Autonómicos han extendido el número de personajes a 17.621 aforados, sin contar los cuerpos y fuerzas de seguridad, que tienen un aforamiento parcial. Con ellos, el número se eleva a 280.159. Y que se despliega de la siguiente manera:

  1. Parlamentarios autonómicos.
  2. Altos cargos de la Judicatura, de la Fiscalía, del Tribunal Constitucional, del Tribunal de Cuentas, del Consejo de Estado, del Defensor del Pueblo.
  3. Altos cargos políticos de las Comunidades Autónomas.
  4. Vocales del Poder Judicial, los magistrados del Tribunal Supremo y de la Audiencia Nacional, el Presidente del TSJ, los Fiscales de Sala del TS y de la Audiencia Nacional, de los Consejeros del Tribunal de Cuentas, de los del Consejo de Estado, los Generales del Ejército, los Almirantes, el Fiscal Togado, los Defensores del Pueblo autonómicos….
  5. Y los miembros de la Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Autonómica y hasta la Policía Local.

(Unos aforados al Tribunal Supremos, otros a los Tribunales Superiores de Justicia y otros a las Audiencias Provinciales, pero todos con igual privilegio).

Además, debemos destacar que el resto de ciudadanos, no aforados, no tenemos la posibilidad de un Derecho de Revisión en segunda instancia en sentencia condenatoria (STC 64/2001). Primer desequilibrio entre aforados y no aforados.

El Consejo Superior de Justicia, (donde los partidos políticos son dueños) es el que nombra a los magistrados que integran los Tribunales Superiores (Tribunal Supremo y Tribunal Superior de Justicia). Por lo que es evidente que los políticos de turno eligen a los jueces de manera libre, una elección que será ‘clave’ en el futuro si son imputados y juzgados.De manera clara y concisa. El político elige al juez, se crea una relación estrecha entre ellos, años después el mismo juez juzga al político y lo condena, perdón, lo absuelve. Es evidente que se encuentran en una situación privilegiada. Al que le diste de comer un día, no te va a condenar jamás. Quizás en otro país, pero ¿en España? No lo creo.

¿Que justificación tiene todo esto? Entonces, ¿Por qué en pleno S.XXI se siguen manteniendo estos aforamientos?

Se ha pretendido justificar el privilegio alegando que se trata de una protección, puesto que ciertos ciudadanos pueden proceder contra ellos movidos por razones políticas “venganzas políticas”. STC 22/1997; La prerrogativa de aforamiento actúa como instrumento para la salvaguardia de la independencia institucional tanto de las Cortes Generales como del propio Poder Judicial”.

¿Están insinuando que un profesional del cuerpo judicial, un juez, va a juzgar a un aforado motivado por la venganza? Para entendernos, concedemos el privilegio de aforado para que los juzguen sus ‘amigos’, porque sino estarían en manos de leones cargados de venganza. Pues en mi opinión esto es injustificable, y no solo lo pienso yo, a continuación, veremos los aforados que hay en otros Estados miembro.

  • Portugal y Italia: 1 Aforado. (Presidente dela República).
  • Francia: 10 Aforados. (Presidente dela República, Primer Ministro y sus Ministros).
  • Alemania: Ningún Aforado. (Al igual que en EEUU y Reino Unido).

¡JUZGUEN USTEDES MISMOS!

Los expertos que defienden el aforamiento consideran que en el caso de los jueces y de los fiscales es donde más sentido tiene pues se evita que les investigue y juzgue «un igual», un compañero de su misma instancia judicial. En este caso yo tengo que aceptarlo, no soy partidario de ningún aforamiento, pero este es el caso más, como diriamos, respetable.

¿Y los políticos? Confío en la profesionalidad de nuestros jueces, por ello no creo que sea necesario el privilegio de ser aforado. Debe desaparecer ya.

Oscar J. Labella

Fuente: El pais
Anuncios

One thought on “¿QUÉ ES EL AFORAMIENTO?

  1. Buen artículo, con el que estoy totalmente de acuerdo. Sin salirnos del concepto objetivo, evitando posicionarnos más allí del contenido del término, imprescindible para tomar ya una formada posición personal; se deja acertadamente en el aire la opinión que cada cual pueda legítimamente tomar como propia.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s