CUSTODIA COMPARTIDA Y DISTANCIA DEL DOMICILIO DE LOS PROGENITORES

El Tribunal Supremo ha negado la custodia compartida de un menor por una cuestión de distancia entre sus progenitores. Ha rechazado un recurso presentado por el padre, que vive en Cádiz, y que pretendía hacerse cargo de su hijo durante la mitad del año, mientras que la madre vive con el pequeño en Granada. Ha avalado una sentencia que limita a fines de semana alternos y a la mitad de las vacaciones el régimen de visitas.

Pese a que el padre, mostró intención de mudarse a Granada si un juzgado le concedía la custodia compartida, el tribunal consideró insuficiente la declaración de intenciones. «Alabando su buena voluntad, hacerlo no depende solo de su propio impulso sino que requiere la consolidación del cambio residencial», indica la sentencia. «No se aprecia una clara posibilidad de que obtenga un trabajo en Granada, por lo que estaríamos ante una mera expectativa, cuando menos, incierta».

Pero el Supremo no solo avala las sentencias anteriores, sino que insiste en que la motivación de la distancia es fundamental y está justificada. «La distancia no solo dificulta sino que hace inviable la adopción del sistema de custodia compartida con estancias semanales, dada la distorsión que ello puede provocar al menor», asegura el auto. Entre Cádiz y Granada hay más de tres horas de viaje en coche.

También, argumenta el juez, la distancia entre las viviendas de la madre y el padre, así como los constantes viajes entre una y otra, supondrían una grave alteración en el régimen de vida del menor. Estos se volverían especialmente perjudiciales cuando, en un par de años, la escolarización del niño sea obligatoria. «Razones todas ellas que motivan la denegación del sistema de custodia compartida», sentencian.

El menor tenía diez meses cuando se interpuso la primera demanda pero en el momento de la sentencia del Supremo tiene tres años. Es fruto de una relación no matrimonial, muy común en los tiempos que corren.

“Se ha respetado escrupulosamente el interés del menor, eje que debe guiar las resoluciones judiciales y ello porque en la resolución recurrida no sólo se tiene en cuenta la corta edad del menor sino el trascendental dato de la distancia geográfica del domicilio de los progenitores“, argumenta el Supremo.

Ahora mi conclusión. Nos encontramos ante una Sentencia de gran relevancia puesto que nos encontramos ante una situación ‘común’ de los últimos años, es decir, hijo fruto de relación no matrimonial, y progenitores que tienen su domicilio en diferente provincia.

Comparto la postura del Tribunal Supremo, el primer perjudicado en estos casos es el menor, y estar viajando de una ciudad a otra no es una gran solución. Además cuando el menor tenga edad para acceder al colegio, será imposible adaptar la custodia compartida de medio año cada progenitor.

Es una situación difícil puesto que el padre también tiene derecho estar con hijo/a, pero bajo mi humilde punto de vista la custodia compartida no tiene cavidad en este asunto.

Debemos memorizar cada párrafo de esta sentencia, porque no será el último asunto que conozcamos, se convertirá en algo común los próximos años.

Oscar J. Labella

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s