¿Los gastos escolares son considerados como extraordinarios?

Estamos a escasos días de dar la bienvenida al mes de Septiembre, vuelta de las vacaciones, y para los mas pequeños de la casa, vuelta al cole. Un mes que parece ir cuesta arriba cuando se van acumulando los gastos para el nuevo curso escolar.

Pero lo que pretendemos abordar en este post, es analizar el carácter ordinario o extraordinario de gastos como los libros, material escolar o el uniforme.

Imagen obtenida en mapfretecuidamos.com

En primer lugar, si consideramos gastos ordinarios, estarían incluidos en aquellos gastos periódicos y por tanto deberá hacer frente el progenitor que tiene la guarda y custodia del menor. En segundo lugar, si consideramos gasto extraordinario se deberá hacer frente entre ambos progenitores al 50%.

Previo análisis de jurisprudencia, debemos diferenciar ambos conceptos, recogidos en el artículo 142 del Código Civil. Gasto extraordinario, es aquel que siendo necesario es imprevisible, imprevisto y no periódico, frente al Gasto Ordinario, que es aquel precisamente previsible y periódico, y abarca lo imprescindible para el sustento, habitación, vestido, asistencia médica, educación y formación.

Esta cuestión fue resuelta por el Tribunal Supremo, en su Sentencia de fecha 15 de Octubre de 2014, en la que afirmaba que “los gastos causados al comienzo del curso escolar de cada año son gastos ordinarios en cuanto son gastos necesarios para la educación de los hijos, incluidos, por lo tanto, en el concepto legal de alimentos. Sin esos gastos los hijos no comenzarían cada año su educación e instrucción en los colegios. Y porqué se producen cada año son, como los demás gastos propios de los alimentos, periódicos (lo periódico no es solo lo mensual) y, por lo tanto, previsibles en el sí y aproximadamente en el cuánto.”

Añadiendo además que “la consecuencia es obvia: son gastos que deben ser tenidos en cuenta cuando se fija la pensión alimenticia, esto es, la cantidad que cada mes el cónyuge no custodio debe entregar al cónyuge custodio como contribución al pago de los alimentos de los hijos comunes. Establecido lo anterior, son gastos extraordinarios los que reúnen características bien diferentes a las propias de los gastos ordinarios. Son imprevisibles, no se sabe si se producirán ni cuándo lo harán, y, en consecuencia, no son periódicos.”

Por lo tanto, tras el pronunciamiento del Alto Tribunal, no hay ninguna duda de que tales gastos han de ser considerados como gastos incluidos en la pensión de alimentos, salvo que por acuerdo de las partes, decidan de común acuerdo satisfacerlos al cincuenta por ciento.

Ahora bien, conocemos casos en los que el progenitor que tiene la guarda y custodia mantiene las necesidades de sus hijos menores pasando algunas dificultades durante el año, ya sea por la reducción de ingresos o por la cantidad que recibe de pensión por parte del otro progenitor. Independientemente de cual sea el motivo, está claro que el mes de Septiembre, y los gastos escolares que conlleva, puede hacerse bastante cuesta arriba, y actualmente, una vez analizada la sentencia del Alto Tribunal, nada podrá reclamar al otro progenitor.

Oscar J. Labella

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s