SISTEMA DIFERENCIADO DE GUARDA Y CUSTODIA: uno con mamá y otro con ambos

La niña se quedará bajo la custodia exclusiva de la madre. Pero su hermano pequeño pasará el mismo tiempo con ambos progenitores porque para él se ha dictado la custodia compartida. Un mismo proceso de divorcio, una misma situación económica de los adultos, una misma sentencia y, en cambio, dos modalidades de atención a los menores.

Imagen extraida de suescunaabogado.es

La juez del juzgado de primera instancia nº 28 de Madrid dictó esta sentencia en octubre de 2016, pero ha llamado ahora la atención de elderecho.com y por consiguiente, así nos ha llegado a nosotros. El distinto régimen para cada niño se debe, según el documento judicial, al principio del interés de los menores y a la diferente etapa evolutiva de cada uno. El fallo de la magistrada, después de evaluar todas las pruebas presentadas por las dos partes, dicta que “la guarda y custodia de la hija común se atribuye a la madre y la del hijo menor será compartida por los dos padres en semanas alternas, de lunes a lunes a la salida del colegio”.

El fallo tiene en cuenta que tras la exploración de los menores y el informe emitido por el Ministerio Fiscal “queda acreditado que ambos progenitores se encuentran capacitados para atender las necesidades de sus hijos y por ende para ostentar la custodia de los mismos”. Sin embargo, la juez establece que en este caso el sistema no debe ser igual respecto al hijo que la hija, aunque “en modo alguno significa que un progenitor tenga mejores condiciones que el otro, sino que el interés de los niños no siempre coinciden. Ahora bien, sus opiniones deben ser tenidas en cuenta, cuando aquellas sean objetivas, maduras y no se entiendan como caprichosas o influidas” por alguno de los padres.

Por parte de nuestros compañeros califican la sentencia como novedosa y, la consideran apropiada. Pero desde Bajo la Toga, partiendo de la base de que no hemos leído el expediente, y no conocemos la totalidad de las circunstancias, entendemos que se trata de una sentencia complicada de entender, ya que el tribunal supremo ha manifestado en reiteradas resoluciones que la custodia compartida será considerada cuando la relación entre progenitores sea correcta y adecuada. Entiendo que en el caso que nos ocupa la relación es buena, pero es esto lo que nos lleva a pensar, por qué un trato diferente entre dos hijos. Lo que parece decir en sentencia es que la edad de los hijos podría variar los deseos de los mismos. Entonces, ¿la hija no se lleva con su padre? la relación paterno filial no es tan buena como parece. Así se manifiesta en sentencia: “Estamos en presencia de un padre que tiene un vínculo muy positivo con los hijos y que goza, al igual que la madre, de la aptitud necesaria para su cuidado.” Desde luego esta decisión no deja indiferente a nadie.

Las cosas quedarían de la siguiente manera, la hija comunicará con el padre fines de semana alternos desde los viernes a la salida de la escuela hasta el domingo a las 20 horas, haciendo coincidir estas visitas siempre con las estancias del hijo. De esta forma entiende la juez que la separación de los hermanos tendrá escasa incidencia en ellos. En este punto discrepo con la magistrada. Entiendo que diferentes regímenes entre hermanos podría afectar a su relación familiar pero bueno, ya se verá.

El uso de la vivienda familiar se atribuye a los progenitores por años alternos, correspondiendo a la madre la primera anualidad. Quien ocupe la casa debe hacerse cargo de todos los gastos inherentes al uso. En cuanto a la manutención de los menores, la sentencia establece que los padres ingresen en una cuenta común 100 euros al mes para cubrir los gastos del hijo del que comparten la custodia, mientras que para la niña, que se queda con la madre, se fija que el padre debe entregar a su ex mujer 200 euros mensuales en concepto de pensión alimenticia. Tampoco nos resulta apropiado el cambio de domicilio entre progenitores cada año. En este aspecto creo que los afectados son de igual modo los padres y los hijos.

En conclusión, El Tribunal Supremo defiende en sus sentencias la custodia compartida como “la mejor solución para el menor, porque le permite seguir relacionándose del modo más razonable con cada uno de sus progenitores”. Además, señala el Tribunal que así “se evitan determinados sentimientos negativos en los menores, como miedo al abandono, sentimiento de culpa, etc.” Y asimismo “se garantiza a los padres la posibilidad de seguir ejerciendo sus derechos y obligaciones, evitando el sentimiento de pérdida que tiene el progenitor cuando se atribuye la custodia al otro”. Pero entonces, qué ha impedido a la magistrada aplicar la custodia compartida para ambos hijos. No creo que el deseo de la hija fuera suficiente, desde luego no he tenido la posibilidad de acceder al expediente.

No obstante, la sentencia se encuentra recurrida, y en verano ya se podrá valorar si es adecuada o no la decisión de la magistrada. Como ya sabemos en derecho de familia parece que no siempre existe una solución ideal, de hecho es irreparable la ruptura de una familia por mucho que una sentencia este cargada de buenas intenciones. Independientemente de la efectividad de la misma, debemos tenerla en consideración para futuras, ya sabemos que en un mismo procedimiento de divorcio y en aplicación de medidas paterno filiales puede haber tantas custodias y regímenes de visitas como hijos integren la familia.

Fuente: elmundo / elderecho.com

Oscar J. Labella (comentarios)

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s