MEDIDAS CAUTELARES EN EL PROCESO CIVIL. Por Carolina López

Con carácter general, las medidas cautelares son aquellas que el Tribunal puede adoptar a instancia de parte, antes del inicio de un proceso o durante su tramitación, para asegurar la efectividad de la tutela judicial que pudiera otorgarse en la sentencia estimatoria que se dictare. Actualmente, se regulan en los artículos 721 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC) y su justificación se integra en el derecho fundamental a la tutela judicial efectiva del art. 24.1 CE, pero no toda denegación supone automáticamente su vulneración, ya que para su adopción es imprescindible que concurran los siguientes presupuestos, materiales y procesales:

Los Presupuestos Materiales para la adopción de medidas cautelares son:

1º Proporcionalidad y adecuación de la medida a la situación jurídica cautelable (art. 726.1 LEC): debe existir una correlación entre la medida cautelar solicitada y el objeto del proceso principal, incoado o por incoar; y debe ajustarse adecuadamente al riesgo de inefectividad de la sentencia.
2º Menor onerosidad (art.726 LEC): que no exista otra opción igual de eficaz, menos lesiva o gravosa para el deudor.
3º Peligro en la demora o “periculum in mora” (art. 728.1 LEC):“Sólo podrán acordarse medidas cautelares si quien las solicita justifica que, en el caso de que se trate, podrían producirse durante la pendencia del proceso, de no adoptarse las medidas solicitadas, situaciones que impidieren o dificultaren la efectividad de la tutela que pudiera otorgarse en una eventual sentencia estimatoria”. Serán denegadas cuando se pretenda alterar situaciones de hecho consentidas por el solicitante durante largo tiempo, salvo que éste justifique cumplidamente las razones por las que no se han solicitado antes.
4º Apariencia de buen derecho o “fumus bonis iuris” (art. 728.2 LEC): es necesario que el tribunal, sin prejuzgar el fondo del asunto y tras un primer examen de las alegaciones del demandante, funde un juicio provisional e indiciario favorable al fundamento de su pretensión. Ello debe ser acreditado por el solicitante,especialmente a través de documentos, incluso privados, siendo válido cualquier otro medio de prueba admitido en Derecho, que deberá proponer en el mismo escrito.
5º Prestación de una caución suficiente por el solicitante de la medida, para responder de los eventuales daños y perjuicios que la adopción de la medida cautelar pueda causar al patrimonio del demandado (art. 728.3 LEC).

Respecto a los Presupuestos Procesales, además de los relativos a la jurisdicción, la competencia del Tribunal, la postulación y defensa, haremos referencia especial a la necesaria instancia de parte, en base a que el art. 721.2 LEC expresa que “no podrán en ningún caso ser acordadas de oficio por el tribunal, sin perjuicio de lo que se disponga para los procesos especiales”; y a la pendencia actual o próxima del proceso principal, pues el art. 730.2 LEC dispone que las medidas acordadas “quedarán sin efecto si se han solicitado antes de la demanda y no se presenta en el mismo tribunal que conoció la solicitud en los veinte días siguientes a su adopción”.

En cuanto a los tipos de medidas cautelares, resaltar que el listado del art. 727de la LEC es abierto, pues además de las recogidas en el mismo, como el embargo preventivo de bienes, el depósito de bienes muebles o la intervención o administración judiciales, se pueden solicitar y adoptar cualesquiera otras siempre que sea necesarias para asegurar la efectividad de la tutela judicial que pudiera otorgarse en la sentencia estimatoria que se dictase.

Por otro lado, el procedimiento de adopción de medidas cautelares se regula en los arts. 730 y siguientes de la LEC, el cual se incoará con la solicitud, con claridad y precisión, justificando los presupuestos exigidos para la adopción de las medidas. Los momentos oportunos para solicitarlas son junto a la demanda principal, e incluso antes de la misma acreditando razones de urgencia o necesidad, pero también, posteriormente o en fase de recurso, acreditando hechos y circunstancias que justifiquen la solicitud en este momento procesal.

Se caracterizan por su accesoriedad, provisionalidad, temporalidad, variabilidad y por su brevedad procedimental. Respecto a su variabilidad, señalar que son susceptibles de modificación, alegando y probado hechos y circunstancias que no pudieron tenerse en cuenta al tiempo de su concesión o dentro del plazo para oponerse a ellas (art. 743 LEC).

Así mismo, destacar que se prevé la posibilidad de que la persona frente a laque se hayan solicitado ofrezca una caución sustitutoria, conforme lo previsto en los arts. 746 y 747 de la LEC, para que se acepte, en sustitución de las mismas, la prestación de una caución “suficiente, a juicio del tribunal, para asegurar el efectivo cumplimiento de la sentencia estimatoria que se dictare.”

Por último, resaltar que la regulación general de las medidas cautelares  contemplada en la LEC es de aplicación supletoria respecto a la prevista en  determinados procesos especiales, como ocurre en el caso del Proceso Concursal donde es de aplicación preferente la regulación específica de las medidas cautelares  en la Ley Concursal 22/2003 y en la Ley Orgánica para la Reforma Concursal 8/2003.

Colaboración: Carolina López Medina.
Enlace linkedin:

https://www.linkedin.com/in/carolina-l%C3%B3pezmedina-3392a411a/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s