Qué hay después de la Universidad? El limbo…

Quién no se ha encontrado en esos meses de incertidumbre, durante el último curso, entre la universidad y el salto al mundo laboral. Y quién no se ha planteado y replanteando cincuenta mil veces su futuro…

No eres el único, casi con toda seguridad es el momento por el que todo los jóvenes estudiantes hemos pasado. Después de unos cuantos años estudiando, es la hora de poner en práctica lo aprendido. Pero, ¿dónde? En el caso de los estudiantes de derecho, y posterior Máster en Abogacía, llega el momento de sentarse en la silla de un despacho frente al portátil y hacer labor de todo joven abogado. Es decir, trabajar muchas horas por poco dinero, aunque con la experiencia que obtenemos podríamos decir que es suficiente. (¿Se nota la ironía?)

Son varias las salidas profesionales a las que podemos acudir, desde un despacho pequeño hasta uno más grande, por ejemplo, una firma nacional, aunque esto son palabras mayores. Seguramente, el primer día que nos sentamos en el despacho, sentimos el mismo miedo: ¿Estoy seguro de que quiero estar haciendo esto el resto de mi vida? ¿Y si me he equivocado? ¿Realmente me gusta?

Si estas preguntas te llevan a la desesperación, solemos tomar otra salida. No menos desesperada. Opositar. Después de 6 años, mínimo, estudiando grado y máster, ahora decidimos dedicar más años de nuestra vida a prepararnos unas oposiciones. Qué para variar en jóvenes perdidos, se plantean dudas como: ¿Seré capaz de lograrlo? ¿Son demasiado temas, será imposible aprobar?, encima se presenta todo el mundo y hay pocas plazas… etc, etc, etc…

Opción C y menos común, ¿Para qué acceder al mundo laboral si aun puedo seguir en la universidad? Llega el momento de plantearse un programa de Doctorado. Como si esta opción fuese la más fácil. Además de llevarnos mínimo 3 años, debemos estudiar, investigar… y por cierto, no todo el mundo recibe beca, es decir, que trabajas gratis por un título de Doctor, que esperas algún día te sirva para algo.

Cada uno de los que estáis leyendo este artículo tendréis vuestra propia idea, vuestra propia pregunta, y vuestra propia incertidumbre. En pocas palabras, MIEDO. Pero esa es mi intención a la hora de abordar este tema.

NO ERES EL ÚNICO. No estás perdido, simplemente te encuentras en un momento de grandes posibilidades. Recuerda que estás así porque por suerte tienes diferentes alternativas. Lo realmente preocupante sería estar tan limitado que no se tenga muchas opciones.

La vida coloca a cada uno en su lugar, y pronto verás todo más claro. Por ahora no queda otra que confiar en nosotros mismos, seguir formándonos y engordando el curriculum, aprovechar cualquier práctica laboral, y no tener miedo, porque como ya sabemos no estás solo, no eres el único.

Oscar J. Labella

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s