LA ‘VARITA NO MÁGICA’ DEL ABOGADO.

En primer lugar, debemos dejar claro que el Abogado no posee ningún poder de decisión, en todo caso, podrá influenciar en lo que al final el juez dictará, pero nada más. Por tanto, jamás podrá asegurar una victoria pero si hará todo lo posible por conseguirlo.

La profesión de abogado es tan antigua como la propia humanidad. No me refiero a la función de letrado, sino más bien, al origen del conflicto. Siempre ha sido necesaria una persona que velase por el interés del perseguido, obviamente en ciertos periodos de la historia esto era inviable, pero en muchos otros casos era lo más común. Nuestro Estado de Derecho no entiende una justicia sin sus protagonistas. Jueces, fiscales, abogados…

Podríamos decir que la figura del abogado tiene tanta historia como podría tener el profesor o el médico. Pero ésta última posee una caracterización esencialmente diferente. Esto ocurre porque el médico, profesional de bata blanca, goza de suficiente autoridad y conocimiento como para revelar un problema de salud en una primera visita a través de un ligero o minucioso diagnóstico, dependiendo del estado de salud de su paciente. Normalmente, receta los medicamentos, indica cómo y cuándo tomarlos, y con palmadita en la espalda, despacha deseándo una pronta recuperación. Por el contrario, el abogado es un señor bajo la toga de negro. Mal empezamos. A diferencia de nuestro compañero impoluto del gremio de sanidad, nosotros, los abogados, nos lanzamos al barro. Debemos conocer todas las desgracias, entiéndase bien, de aquellos problemas que tenga el cliente y solucionarlos. Porque quizás nosotros no juguemos con su estado de salud, o sí. Pero jugamos, en algunas ocasiones, con su orgullo, y en otras no menos importante, su dinero.

El cliente acude por primera vez al despacho, cargado de vitalidad y esperanza, ya que confía plenamente en su representante legal para que le arregle su problemilla tonto, su marrón imprevisto o su cagada puntual. Una vez nos describe los hechos, su versión, la que nos interesa por supuesto, nosotros tenemos la obligación legal de velar por sus intereses e iniciar cualquier procedimiento judicial con el que logre sus pretensiones. Como si esto fuera fácil.

Pero, vuelvo al exhorto del principio, la obligación del abogado es de medios, no de resultado. Esto lo voy a dejar muy claro en pocos renglones. Atento. A diferencia de nuestros apreciados médicos, el abogado debe de pelear hasta el último momento por conseguir lo mejor para su cliente, pero no asegura que el señor de negro, nosotros no, el juez, nos vaya a dar la razón. Últimamente, los jueces son los propios creadores del Derecho, ni el asunto más claro está ganado ni el más oscuro perdido. Cada sentencia es una sorpresa.

Sobre todo, y muy importante, cuando una persona se encuentra mal, tiene un problema y acude al médico, éste le aconseja y de camino a la puerta le desea un buen día, de manera que el paciente se lleva su problema a casa. Suerte con la recuperación le dice.

El abogado no, este es totalmente diferente, el cliente va con la intención de despojarse de su problema, para que nosotros se lo solucionemos. Pero no olvidéis que no somos ni amos ni magos. Para dejarlo clarísimo, os dejo un ejemplo de lo más cotidiano: ¡Juani!, voy al despacho del abogado que me dijo mi compañero a ver si nos averigua esto. (Varias horas más tarde) ¡Juani! Que ya he vuelto, que dice que sí, que nos lleva el caso, Ala! Resuelto el problema. Ahora a ver cómo se las ingenia…

La diferencia, a mi parecer, es abismal. Es por ello, que debemos tenerlo claro, y hacérselo constar al cliente. Como la justicia queda en manos de ‘nuevos legisladores’ que se esconden bajo una oscura capa. Que el mundo de la abogacía es imprevisible. Que los jueces, parecen hacer magia con sus sentencias. Y que, por desgracia, el abogado solo tiene lo que parece, una ‘varita no mágica’.

Oscar J. Labella

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s