“SI NO ESTUDIAS UN GRADO UNIVERSITARIO ESTÁS FUERA, NO TENDRÁS FUTURO”. Ánimo con la Selectividad.

Ésta y otras jóvenes afirmaciones son escuchadas a diario por miles de familias. Y con mayor ímpetu durante esta semana en la cual se dan cita miles de jóvenes en las Universidades de toda España para enfrentarse a la prueba más temible del año. La Selectividad.

Una prueba que determinará el futuro de nuestros jóvenes, que demarcara el camino a seguir, el grado a estudiar y las salidas profesionales a las que algún día optarán.

Y de esto último pretendo hablaros hoy. Actualmente, hay superávit de jóvenes graduados, con máster, idiomas, y demás papelajos que engordan el CV. Pero por el contrario, estamos en déficit laboral siendo realmente difícil encontrar un puesto de trabajo digno y acorde a lo que hemos estudiado. Es decir, que hay mucho pan para poco vino.

Y este problema viene de un cambio de mentalidad y miles de padres con sueños frustrados. Obligan a su hijo estudiar para que no tengan que pasar por lo mismo que ellos en otros años pasaron. Si no tienes una carrera estás vendido. Y joder, claro que llevan razón, hoy en día con estudios tienes más posibilidades de que tu vida vaya a mejor. Pero hay un problema, y es que con esta mentalidad lo que estamos creando es una situación de insostenibilidad. Como ya dije, demasiado talento para tan poco sitio donde actuar.

En otros países de Europa, son conscientes de la importancia de obtener un título universitario, sin embargo, no quitan méritos a los técnicos de grado medio, a los estudiantes de FP (formación profesional). En Alemania, son más demandados los FP que los propios grados universitarios. ¿Acaso son más torpes? Todo país necesita técnicos. No todo el mundo tiene que ser abogado, juez o fiscal. No todo el mundo tiene que ser Ingeniero, también puede ser peón. Y todos los trabajos tienen el mismo mérito. Porque a falta de uno, no llega el otro. Esto es importante.

Y ¿Por qué os digo todo esto? Porque esta semana es la selectividad, y como cada año será relativamente fácil y la mayoría podrán acceder a sus carreras deseadas, o no tan deseadas. Gran número de jóvenes acceden a un grado universitario sin ni siquiera gustarle, simplemente se sienten obligados a estudiar esa carrera, porque tienen que hacerlo, eso les han dicho en sus casas, eso ven de sus amigos. Pero, ¿qué pasará cuando empiece el curso, y tengan que enfrentarse a los exámenes de asignaturas que repelen, que desde hace poco apestan? Pues nada, a las muy malas suspenderán y harán pagar a sus padres una segunda y tercera matrícula, porque como ya dije estos padres los harán todo porque sus hijos se saquen una carrera y sea un hombre de provecho.

En estos otros países vecinos, existen un parecido sistema de selección, os explico. En Francia, por ejemplo, acceder a la universidad es fácil y barato, de hecho la matrícula de un curso no supera los 20€. Sin embargo, al concluir el primer año, si no superan la media de asignaturas aprobadas, tendrán que repetir curso. Si ocurre esto mismo el siguiente año, están fuera. Como ya dije es un sistema selectivo. Se quedan los mejores, los que trabajan, los que realmente les gusta estudiar lo que estudian. Nadie les obliga. ¿Qué ocurre con esto? Que cuando terminan el grado (Licence, en Francia) y acceden al duro máster, son pocos los agraciados con este título. Es decir, que hay menos abogados, hay menos expertos. Obvio, solo llegan los mejores. Se podría decir que son recompensados por sus años de dedicación y esfuerzo.

En España no ocurre igual, da igual que hayas estado 7, 10 o 25 en las Universidad para sacarte un grado de 4 años, que cuando te gradúes serás igual que quien comparte orla a tu lado. En mi caso, un graduado más en Derecho. Hay universidades pequeñas que cada año lanzan al mercado cientos de jóvenes. Como si hubiese trabajo para todos. Como ya dije, pegas una patada y salen mil abogados.

Es por esto, que escribo hoy, en semana de selectividad, para dar todo el ánimo que se merecen a los miles de jóvenes que se enfrentan a esta prueba de acceso a la Uni. A todos aquellos que sueñan con salvar vidas algún día, aquéllos otros que quieren levantar puentes y edificios. Aquellos que aman a los niños y la docencia. Aquellos que duden porque hay muchos. Con esfuerzo y sacrificio conseguiréis lo que os propongáis. Aquí también tenemos un proceso de selección pero nos enfrentamos más tarde.

Por el contrario, intento llamar a la consciencia de aquellos otros que busquen un hueco en la Universidad para no ser marginados. Decirles que existen otras alternativas igualmente reconocidas. Decirles que estudien aquello que les guste, no lo que les digan sus padres o amigos. Lo que les guste, no aquello que “tiene más salidas”. Decirles que todos somos iguales, con más o menos títulos. Que lo que nos hace diferentes es la entrega, el esfuerzo y la constancia. La cultura, la educación y el respeto hacia lo demás.

Por Oscar J. Labella (un abogado de entre otros tantos).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s