HABLEMOS DE POLÍTICA. “LA IDEOLOGÍA NO EXISTE, SON LOS PADRES”.

Bienvenido a mi particular rincón de pensar, hoy os traigo un nuevo artículo de opinión a través del cual pretendo remover consciencias. Me he inspirado al ver en las imágenes del telediario a nuestros políticos debatiendo en el parlamento. Me dan la comida todos los días.

Aviso: no apto para intolerantes.

Un país está conformado por líneas delimitadoras llamadas fronteras, y tras éstas nos atrincheramos los ciudadanos. Formamos un pueblo, vivimos en comunidad, regidos por un sistema democrático y una legislación. Unos ideales, unas manías y costumbres.

Sin embargo, en determinados periodos del año, tendemos a dividirnos, enfrentarnos, alzar el dedo acusador y faltarnos el respeto mutuamente (aunque bien es cierto que esto último ocurre todo el año). Hablo del momento de las elecciones. Desde ese preciso instante dejamos de ser ciudadanos de un país y nos convertimos en fanáticos politólogos. Cualquier comida familiar o salida con los compañeros y amigos se convierte en un debate sobre las elecciones. El tema siempre es la Política.

Es entonces cuando dejamos volar nuestra imaginación, nos sinceramos, y argumentamos, con mejor o peor criterio, acerca de qué partido político deberíamos votar. O quién debería ser el presidente del gobierno los próximos años. En pocos minutos, sin darnos cuenta nos hemos convertido en rojos y azules. Algunos en morados también. Y es probable que ante este escenario empiecen los primeros enfrentamientos. Quizá deberíamos ser más previsibles, y cuando conozcamos a alguien deberíamos preguntar de qué ideología es o a qué partido vota, para así evitar desilusiones más tarde. Todos sabemos que una persona de derechas no puede ser amigo de alguien de izquierdas. Seguramente estés pensando que soy un exagerado pero me remito a lo que la sociedad me demuestra. Acaso ya no recuerdas esos meses previos a las elecciones, ese momento en el que las personas perdemos la razón.

¿Tú que eres de izquierdas o derechas?

No os imagináis el odio que le tengo a esta pregunta. En pleno S.XXI me parece que está fuera de lugar, sobre todo en un marco social, que ni siquiera sabe cuál es la diferencia entre uno y otro. ¿Los de derechas son los del PP y los de izquierdas son los del PSOE o PODEMOS, no? Ésta podría ser una respuesta de lo más común. Otra mejor aún, tú votas al PP, entonces eres de derechas.

Pero, yo te hago la siguiente pregunta, ¿qué significa ser de derechas o ser de izquierdas? No vale mirarlo en Internet, tienes que saberlo, acabas de decirme en voz baja que eres de derechas o de izquierdas. Si eres de centro no hace falta que sigas leyendo.

Planteo esta pregunta porque cuya respuesta es el origen de todo mal en la política. Se entiende que en Política se debe velar por el interés común, es por ello que los ciudadanos somos llamados a las urnas. Para lograr mejorar la situación de un país y sea más beneficioso para todos. Para todos. Este matiz último es importante, porque al principio dijimos que un país está unido, somos un pueblo, españoles. ¿Qué ha pasado? ¿Ahora qué somos de derechas o de izquierdas antes que españoles?

La política actual no solo sirve para dividir un país, sino que tampoco la entendemos porque no existe ni una mentalidad lo suficientemente abierta y preparada ni una educación de calidad que nos permita la autocrítica y reflexión. Y el mal reside en la falsa ideología que nos inventamos.

La respuesta a la pregunta anterior es muy sencilla, las personas somos consecuencia de un sin fin de vivencias y experiencias. Por desgracia, un gran número de personas, por desgracia, muchos jóvenes, son de izquierdas o derechas porque así lo han mamado en casa. Porque sus padres se lo han inculcado (Me atrevería a decir que el hijo mayor seguirá al padre en lo que a ideología se refiere. El hijo menor casi seguro le lleva la contraria). Por tanto, en casa no han sabido –querido- formar ni educar para que tengan capacidad crítica y puedan asumir una decisión política libremente. Esa es la verdadera corrupción de la ideología política. Los políticos son fieles ejemplo de lo que hay en nuestro país, no al revés. Lo que somos, son. Luego criticamos a nuestros políticos cuando les vemos hechos unos energúmenos en el parlamento, incapaces de llegar a acuerdos, o de formar un gobierno como en su día pasó. O lo que es peor, faltándose al respeto.

No existen personas con ideología de derechas e izquierdas, o al menos no tantas como nos creemos. Existen partidos políticos que inventan una guerra para convencer a los votantes que debemos votarles a ellos, a los buenos. La ideología es la mejor estrategia de marketing para los partidos políticos. Es la manera más sencilla de captar clientes, perdón, me refiero a votantes. También puede usarse el populismo pero está a la orden del día y es demasiado atrevido. Entonces, entiendo que haya personas que por sus creencias y valores, su ideología se balanceé hacia un lado o a otro pero compartir cien por cien lo que haga un determinado partido no me lo creo. Convénceme si puedes.

Y entiendo que este problema podría acabarse con mejor educación política. Desde jóvenes debemos tener habilidades para reflexionar, opinar, hacer autocrítica, debatir sin faltar el respeto al que piensa distinto a nosotros. Yo no pretendo convencer a nadie, pero sí hacernos pensar. La política es necesaria y nosotros debemos entenderla. Debemos abrir los ojos, porque esa falsa ideología que nos quieren vender no nos deja ver. Porque la guerra terminó hace muchos años y ni tú ni yo la hemos vivido.

Por tanto, la próxima vez que alguien te pregunte si eres de izquierdas o de derechas pido que por favor reflexiones la respuesta. Recuerda que ante todo somos españoles. Unidos. Luchamos por lo mismo. Y si discrepas de la opinión de tu amigo o primo, recuerda que es lo bonito de debatir, es lo ‘bonito’ de la política. Que existen tantas opiniones como personas en el mundo. Que una misma historia puede ser transformada tantas veces como personas la cuenten. Demos paso a una nueva política del S.XXI, de respeto y tolerancia, en la que no haya bandos, y en la que la política sea eso, política. Porque si seguimos como hasta ahora nos vamos quedando atrás. Plantéatelo, ¿tu ideología son tus padres?.

 

Oscar J. Labella

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s