La sobrecarga informativa en la protección de datos


Hoy vengo a hablaros de lo que, a mi parecer, va a dar lugar la nuevas exigencias del RGPD y la Ley 3/2018, que son las normas que hasta ahora más nos traen de cabeza.

ordenar papeles financieros

Para muchos, la entrada en vigor del RGPD suponía un enorme cambio de paradigma en cuanto a la protección de datos, sobre todo a la hora de recabar el consentimiento de los afectados. Con la ya derogada L.O. 15/1999, valía el consentimiento tácito, pero lo cierto es que con la nueva normativa L.O. 3/2018, ha cambiado. Algunos creen que es necesario el consentimiento expreso siempre, pero esto es erróneo, también puede contemplarse una “clara acción afirmativa”, que se traduce en el hecho de que un usuario/cliente/empleado, haya mostrado el interés por algún hecho concreto, dando lugar al tratamiento de sus datos de manera casi inmediata. Para que podamos alegar esta “clara acción afirmativa” es muy importante tener un legimitación que justifique tales tratamientos.

Ahora bien, si tomamos como base esta idea errónea de recoger la firma del interesado como único modo para recabar el consentimiento, vamos a dar lugar a la sobrecarga informativa más pronto que tarde.

Cuando se lleva a cabo un completa implantación de un sistema de gestión de datos en la empresa, y se elabora una serie de cláusulas informativas para que las firme el interesado, lo que realmente estamos haciendo es entregar varios folios, con decenas de renglones y cientos de palabras, dando lugar a lo que parece evidente: que nadie se lo va a leer.

Por tanto, me temo que el remedio pueda ser peor que la enfermedad. No consiste en que pidamos egoístamente la firma al interesado para demostrar que dio su consentimiento. Más importante es demostrar que se le informó adecuadamente.

Entre otros consejos, yo os propongo que los consentimientos siempre sean libres y específicos para cada tratamiento. Podemos incluir varios tratamientos en un mismo folio, pero para ello, debemos añadir diferentes check-box de aceptación, los cuales nunca deberán ir premarcados.

En conclusión, lo importante no es solo el hecho de recabar el consentimiento, sino que además podamos demostrar que lo ha hecho de manera informada, libre y específica.

Oscar J. Labella

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.