¿Por qué las empresas deberían abstenerse de instalar cámaras termográficas?


Estoy convencido. El hecho de que las empresas pretendan poner cámaras que miden la temperatura corporal para comprobar si una persona está infectada por el Coronavirus y así prohibirle la entrada, me parece uno de los mayores despropósitos que he oido en las últimas semanas. Los que hayan leído mis últimos artículos habrán podido comprobar que soy una persona bastante “permisible”, es decir, que en todo lo que la tecnología nos pueda ayudar a superar esta pandemia, lo apruebo y lo defiendo. Pero estás cámara no cumplen con su cometido y además son totalmente invasoras de nuestra privacidad.

Así funcionan las cámaras termográficas para prevenir el ...

Si tu empresa desea llevar un control de las personas que acceden a tu establecimiento, me parece estupendo, de hecho, debes de hacerlo, estás obligado a ello con el fin evitar que la enfermedad se propague. Pero antes de llamar al servicio de vigilancia que está deseando que lo hagas para venderte hasta el más ultimo sistema “cutting-edge”, te recomiendo que barajes otras posibilidades:

1.- Tener fiebre no significa tener el coronavirus. Algunos se basan en algún muy absurdo como: Si A es B, entonces B es A. Pero no necesariamente debe ser así. Puede que B sea C, y C no tiene nada que ver con A. Está bien, me explico, es muy sencillo. Uno de los síntomas del coronavirus (A) es tener fiebre (B), sin embargo también puede que ser que te hayas resfriado (C) porque anoche dormiste destapado y con la ventana abierta. Por lo tanto podríamos actuar de una determinada manera partiendo de una falsa premisa.

2.- Los resultados cuentan con bastante margen de error: las imágenes suelen ser buenas, pero no fiables. Quiero decir, que el margen de error de estas cámaras es mínimo. Sin embargo, tienes que tener en cuenta algunos factores que pueden viciar los resultados, por ejemplo: la temperatura ambiente (foco de calor, corriente de aire) que una persona venga con calor de la calle, que se capte la imagen a través de un cristal, etc. Estas circunstancias pueden activar una falsa alarma, y así lo están reconociendo las propias compañías que se encargan de desarrollar dichos dispositivos.

3. Juicio de proporcionalidad: el Reglamento General de Protección de Datos lo deja muy claro. Antes de implantar un sistema donde se recaben datos personales (en este caso datos de salud, que son sensibles y se les debe otorgar una especial protección), se deben barajar las diferentes posibilidades y decantarse por la menos invasiva. Al parecer, la cuenca de los ojos, la boca y los oídos, son las partes del cuerpo que proporcionan la información más fiable, sin embargo, puede pasar que llegue alguien con gafas (se interceptaría la temperatura de las gafas), con mascarilla (aumenta la temperatura considerablemente), o incluso con cascos escuchando música. Aunque todo tiene solución, ya te aviso que hay otras medidas de control que son más efectivas, incluso.

4.– Si está caliente, le tratan con desprecio: he llegado a escuchar que sería buena medida de seguridad, que las empresas instalaran estas cámaras y a su vez las conectaran a los tornos de acceso, y en caso, de superar la temperatura que nos diga Sanidad que es indicio de tener el coronavirus, que se queden bloqueadas y no dejen pasar. Suena bien desde luego, pero no me quiero imaginar ese acceso a reventar de gente, y que cuando vaya a entrar alguien, le impidan el paso y se le acerque el vigilante de seguridad, con sus guantes, botas, marcarilla, gafas, casco, como si de un Stormtroopers se tratara, y le dijera que debe acompañarle. Los vecinos ya tendrían de que hablar esa tarde desde luego.

Star Wars The Force Awakens, Star Wars, Star Wars: The Force ...
Visión termográfica de un local

5.- Micrófono en las cámaras: hablamos de respetar el principio de minimización de datos. Si las cámaras se ponen para medir la temperatura de todas las personas que aparezcan por delante, ¿para que se pone además micrófonos? Alguno me dirá que una cámara de videovigilancia puede tener varias funciones, y que por tanto, hacen bien en ponerla. Pues entonces yo te diría que hace apenas unos meses, miles de conversaciones privadas fueron accesibles por terceros no autorizados por un dichoso robot de cocina. Si no es necesario, no se debería poner. Fin.

¿Qué solución propongo?

En primer lugar, hablar con nuestros compañeros de prevención de riesgos laborales, como expertos en adoptar medidas de seguridad suficientes para minimizar los riesgos de contagio. Respetar la distancia de seguridad, ser cuidadosos con la higiene personal de cada uno, facilitar gel para las manos, desinfectar las zonas de mayor posibilidad de contagio, uso de guantes y mascarillas, aforo limitado, etc. En fin, todas esas medidas que ya deberíamos conocer.

Estos días he visto terrazas a rebosar de gente, sin respetar ni una medida de seguridad, dándose abrazos y dejándose caer la mascarilla a la papada como si fuera un complemento más. Esto debe controlarlo cada empresa, y dejarse de tanta cámara termográfica.

Oscar J. Labella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .