LovesTv y la “Cookiemania” de no dejarnos decidir libremente.


Hace apenas unos días fui a casa de mis padres y encendimos el televisor que se compraron recientemente. Mientras veíamos cualquier canal del TDT, ahora no lo recuerdo, salió una pequeña burbuja en el lateral de la pantalla, una especie de pop up de aceptación que invitaba a realizar la sencilla tarea de pulsar un botón azul que hay en la parte inferior del mando, para instalar LovesTV, una plataforma que han creado las grandes compañías de nuestro país y que sirve para recomendarnos contenidos en función de nuestros intereses. Es verdad, tiene buena pinta. Pero decidí acceder a la Política de Cookies y vi lo que me temía.

A priori parece una plataforma bastante interesante, puedes ver el contenido que desees en el momento que mejor te venga. Incluso, te recomienda aquello que según un algoritmo considera te va a gustar más. Esto último puede ser una arma de doble filo, ya que por comodidad permitimos que nos roben nuestra privacidad dándoles acceso a nuestros gustos y preferencias. A nuestros hábitos: qué días ves más la tele, a qué hora y con que volumen.

Para empezar, no hay habilitado un panel de configuración para cookies, por lo que hacen caso omiso a la reciente Guía de la Agencia Estatal de Protección de Datos, que ya nos dejó claro de una vez por todas que si se hace uso de cookies se debe informar y facilitar la opción de aceptarlas o rechazarlas. El problema aquí está claro: las cookies de estadística, perfilado o preferencia, son totalmente necesarias para el correcto funcionamiento de esta plataforma. Por lo tanto, pasan a ser cookies técnicas, y en definitiva, no se pueden rechazar.

Esto mismo hacen las plataformas de contenido multimedia como Netflix. Te obligan a instalar cookies para acceder a tu cuenta. Mi pregunta es: ¿realmente es necesario que me recomienden películas o series? ¿no puedo ver las que a mi me de la gana como hacíamos cuando íbamos al video-club? Si me apetece pregunto, sino decido libremente.

En internet estamos perdiendo nuestra libertad. Creemos que vemos y leemos lo que queremos, pero realmente al contenido que tenemos acceso es al que ellos quieren. Si seguimos permitiendo que nuestros datos más personales estén siendo robados desde el sofá de nuestro salón, con toda seguridad en unos pocos años, harán con nosotros lo que quieran. Información sesgada y como títeres sin cabeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .